La Nueva Comisaría de Benidorm, ¿dónde está?

Si estuviéramos en un mundo en el que se actuara a través de un sano juicio, este debería ser el titular más sensato que todos los vecinos de Benidorm deberíamos leer tal día como hoy, o a más tardar dentro de un mes. Pero va a ser que no. Ayer decidí darme una vuelta por los terrenos situados junto a los nuevos Juzgados, el Invatur y la ilegal estación de autobuses, con la esperanza de fotografiar lo que ya debería ser la nueva y poderosa infraestructura que albergara la nueva Comisaría de Policía de Benidorm. Mejor aún, lo que debería ser, como en algún momento se comentó, el nuevo complejo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado desplazados en Benidorm. A la sazón y además de la nueva Comisaría, las también nuevas dependencias de la policía local y la Guardia Civil. Mi gozo en un pozo.

Decidí entonces volverme hasta mi humilde morada y ponerme delante de la única arma que conozco al objeto de poder seguir informando y defendiendo lo que entiendo son los intereses de todos ustedes, este humilde ordenador desde el que intento, aunque cada vez tengo más claro que en balde, que los ciudadanos no perdamos la cordura del todo, porque la memoria, claro está, la tenemos muy cortita.

El 14 de agosto de hace dos años, lo repito, 730 días, un grupo de 8 concejales, en pleno de mes de agosto y todavía con el repris de la recién comenzada legislatura, presentaron un escrito al alcalde instándole a la inmediata celebración de un Pleno Extraordinario en el que se aproara, por urgencia máxima, la cesión de la parcela en la que la que se debía construir, a más no tardar, la Nueva y necesaria Comisaría de Policía Nacional de Benidorm.

No hace todavía 15 días les escribí una columna de opinión en la que repasé, punto por punto, todos y cada uno de los temas que se llevaron al Pleno del mes de Julio de hace también dos años y que a día de hoy siguen durmiendo el sueño de los justos. Nada menos que 15 puntos, no uno o dos, quince. Demostré entonces no sólo la ineficacia y manifiesta incapacidad de este equipo de Gobierno comandado por el comprador de ilusiones Toni Pérez, sino que puse el acento en la tomadura de pelo a la que estamos sometidos todos los ciudadanos de Benidorm, en especial aquellos que decidieron con su voto que este cleptómano de voluntades dirigiera los designios de todos los benidormenses durante cuatro interminables años.

Ahora les traigo un nuevo capítulo, una nueva e intolerable falta de respeto a todos ustedes. Dos años después de haber aprobado, atención, por urgencia en Pleno Extraordinario, ceder un terreno al Gobierno Central para que nos construyeran una Comisaría, lo que tenemos es un terreno forestal desértico y abandonado en el que no sólo no se ha movido una sola piedra, sino que terminará la Legislatura y seguirá exactamente igual. Porque a día de hoy, dos años después de que a todos los concejales les pagaran un dinero extra por acudir a un Pleno extraordinario absolutamente innecesario, ni siquiera está contemplada la partida mínima necesaria en los presupuestos Generales del Estado para dar comienzo al estudio inicial que nos lleve a un proyecto. Y lo peor de todo es que vivirán ustedes el show en el que alcalde saldrá diciendo que él convocó el Pleno porque 8 concejales se lo solicitaron, y esos 8 concejales, uno de los cuales ya ni siquiera lo es, todavía no han dicho esta boca es mía pidiendo explicación alguna sobre aquella solicitad tan urgentísima que hicieron hace ahora dos años. A la vista del exitoso resultado de tan urgente convocatoria, lo mínimo que podían haber hecho era haber esperado quince días más y que algo que no ha servido para nada se hubiera aprobado por la vía ordinaria y no le hubiera costado más dinero a los ciudadanos.

Por cierto, ni yo, ni los dos sinvergüenzas traidores que son concejales de Ciudadanos por Benidorm gracias a los votos de muchos de ustedes, estuvimos mezclados con aquel chalaneo. Hoy, ya se lo adelanto y lo dejo bien claro, están metidos hasta el tuétano, eso sí a cambio de haber encontrado el perfecto retiro de oro pagado con el dinero del contribuyente gracias a la opaca operación de compra de votos que no pudo obtener por vía democrática el señor alcalde de Benidorm. La mayor moción de censura que se ha dado en democracia en Benidorm con el menor de los escándalos. No le puede dar vergüenza a quien no la conoce.

Hace unos días, Benidorm fue el centro de atención de toda España gracias a un bien trabajado y mejor dirigido programa de televisión que tenía muy claro donde tenía que hacer daño, la imagen de Benidorm era su objetivo y lo consiguieron. No se engañaba a nadie con lo allí emitido, pero queda en el aire este presunto tufillo de que este grupo mediático no está pillando el cacho que si pilla su competencia en esta zona, de las administraciones públicas. El caso es que propició que se diera una imagen de la ciudad en la que quedamos todos como cubiteros, carteristas, trileros o prostitutas. Y todavía estamos esperando un comunicado oficial de nuestra máxima autoridad, que eligió el día de después para huir a Madrid y no tener que dar explicaciones, así como del Consejo Vecinal. Benidorm, desatendido de la mano de dios, funciona perfectamente a pesar de sus políticos. El problema es cuando se levantan, ahí es cuando empieza a joderse el asunto.

Y si esto se pudo grabar en Benidorm es, entre otros motivos y parece que a nadie le interesa reconocerlo y después reivindicarlo, porque la legislación española, esa que depende de los que se sientan en el Congreso de los Diputados, tiene atados de pies y manos a nuestros eficaces policías locales, que cuando localizan y multan tanto a unos como a otros, todos los actores implicados saben que ese acto no vale absolutamente para nada, con la consiguiente frustración de nuestras autoridades y recochineo de estos delincuentes de perfil bajo, que vuelven al tajo a los cinco minutos.

Pero no es menos cierto que si Benidorm no formara parte del selecto grupo de ciudades peor tratadas del conjunto español, esto no sucedería de manera tan descarada. ¿Cómo se explica que siendo una ciudad de las que más ingresos aporta a las arcas del estado en concepto de de tributos, ni siquiera se nos haya reconocido todavía como Municipio turístico?, ¿qué más tenemos que hacer para que se nos contemple como una ciudad que nunca tiene menos de 200.000 habitantes cuando sólo somos 65.000 los que pagamos impuestos?, ¿cómo es posible que habiendo informes de todo tipo y desde hace años que demuestran que por nuestra ciudad no pasan menos de 5 millones de personas cada año, sigamos teniendo una Comisaría de Policía de hace 44?...

Hace dos años una Moción urgente debatida en un costoso Pleno Extraordinario para que se pusiera en marcha la Nueva Comisaría de Benidorm, sólo sirvió para dos cosas: que el pueblo pagase más dinero a sus ediles y que hoy Benidorm sea una ciudad más insegura que hace dos años. 

Etiquetas

Publicidad

Comentarios

Volver al blog

Publicidad

Últimas noticias

SÍGUENOS EN +